jueves, 1 de septiembre de 2011

4 exposiciones imprescindibles, en Madrid y Bilbao



Este pasado mes de agosto he podido disfrutar de tres magníficas exposiciones en Madrid y otra en Bilbao. Es lo que traen las vacaciones, poder disfrutar, con tiempo, de visitas a los museos. A pesar de que una de las muestras ha finalizado, pienso que es necesario darla a conocer, a pesar del retraso en la redacción de esta pequeña entrada en el blog.
Destaco en primer lugar dos de ellas, las presentes en CaixaForum:

La arquitectura y el diseño al servicio del proletariado, funcionalidad y grandes dimensiones exentas de adornos superfluos. Es lo que se pretendía con la creación de una "arquitectura socialista", con Melnikov como principal exponente, y cuya visita virtual podéis hacer siguiendo el enlace superior.




Reseña propia de CaixaForum:
Construir la Revolución. Arte y arquitectura en Rusia, 1915-1935 aborda uno de los períodos más excepcionales de la historia de la arquitectura, el que va desde los años previos a la Revolución de Octubre hasta la fundación de la URSS. Los artistas plásticos y arquitectos se unen bajo la causa bolchevique para crear, a través del arte y la arquitectura, una nueva sociedad basada en las ideas socialistas.

- Teotihuacan. Ciudad de los dioses.(hasta el 13 de noviembre). Gratuita.
Cuando nosotros estábamos haciendo nuestras modestas construcciones románicas, las culturas mesoamericanas tenían desarrollado el conocimiento astronómico, y lo plasmaban en construcciones como las pirámides del Sol y la Luna. Conocer esta fascinante sociedad a través de sus objetos mas cotidianos. Sus formas de representación, su respeto a la naturaleza y la complejidad de su sociedad, es más fácil a través de esta exposición de un gran nivel, con piezas de elevado valor arqueológico y simbólico. Visita virtual en el enlace superior.



Reseña propia de CaixaForum:
"Teotihuacan. Ciudad de los Dioses" presenta más de 400 obras maestras cuidadosamente seleccionadas, de los museos mexicanos más importantes. Gracias a ellas, el visitante podrá descubrir esta gran ciudad a través de algunos de los aspectos más importantes de su cultura: la ideología, el poder y la jerarquía política, la arquitectura y el arte.

No muy lejos de allí, en el Centro Nacional de Arte Reina Sofía, pude contemplar esta exposición:

Las fotografías hablan por si mismas. La dura y cruda realidad obrera de principios del Siglo XX, sin retoques, sin artificios, y que sin mas explicación denotan el porqué del inicio de cualquier movimiento social de aquellos años.



Reseña propia del museo:

Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera, 1926-1939 profundiza en el análisis de un período de la historia de la fotografía del siglo XX en el cuál ésta se pone al servicio de los diversos movimientos obreros (desde el asociacionismo sindical hasta la creación de estados “de los trabajadores”, como el soviético), partiendo de la autoconciencia de la clase obrera y la toma de los mecanismos de producción y reproducción de imágenes. Al abordar el estudio de la vanguardia artística interconectada con la vanguardia política, esta exposición pone fin a la hegemonía historiográfica de otros movimientos en la historia de la fotografía, como la Nueva Visión, desplazando así en importancia la visión mecánica por la relación con los movimientos sociales y centrando el debate en torno a la fotografía como documento. Presenta fotografías (en gran parte copias vintage), películas y otros documentos, con especial atención a las publicaciones periódicas, el medio fundamental para la circulación de imágenes y sus ideas asociadas en estos años.


A día de hoy todavía podemos disfrutar de una pequeña muestra en la web del Museo (enlace superior) y sobre todo, si llegas al museo, una visita obligada a una de las escasas obras de arte cuya contemplación ha conseguido emocionarme hasta llegar al punto de la congoja física. El Guernica de Picasso. Con esto lo que quiero decir es que el cuadro, sus avatares y trasiegos, su apabullante formato, y su simbolismo histórico deberían se de obligatorio visionado presencial para cualquiera que no entienda el significado de la palabra libertad.


Por cierto, ya que estamos en este museo, no os perdáis la proyección de Un perro anzaluz, obra maestra del surrealismo de Luis Buñuel.



Finalmente, más cerquita de casa, el Museo de Bellas Artes de nuestro periférico Bilbao, acoge una excepcional (no cabe otro adjetivo, cual bilbainada), muestra de orfebrería precolombina:

- Oro Sagrado. Arte prehispánico de Colombia. Gratuita los miércoles, día del museo. Hasta el 4 de septiembre. Últimos días.
Una colección únicamente a la altura del Museo del Oro del Banco de la República, de Colombia, que también tuve la ocasión de conocer, y que muestra el tratamiento metalúrgico de las diferentes culturas y civilizaciones precolombinas de la actual Colombia, desde las zonas andinas, pasando por los llanos, y las costas del Pacífico y del Caribe.
Una muestra de pequeña superficie, pero con alguna pieza excepcional, como el colgante tayrona que luce en una vitrina. Merece la pena la vista de 360º "in situ". La foto no le hace justicia.




Reseña propia del museo:
La muestra se articula en seis secciones –la gente dorada, animales fabulosos, el hombre-animal, abstracción y naturaleza, el universo de las formas, y la metalurgia y las sociedades prehispánicas– que irán mostrando el rico repertorio visual que los orfebres prehispánicos fueron capaces de crear.

Una amplia muestra de objetos de orfebrería, cerámica y material lítico –máscaras, pectorales, collares y brazaletes de diversos metales, y otros objetos cerámicos y herramientas de piedra–, seleccionados por su interés histórico y antropológico –algunos objetos tienen más de 2.500 años de antigüedad–, y por su valor artístico.

Al final la reseña no ha sido tan breve....

No hay comentarios: