miércoles, 16 de febrero de 2011

Castilla y León, mar de sabor

La reciente inclusión por parte de la Junta de Castilla y León de dos insignes cetáceos, la marsopa y el cachalote en el catálogo de especies vulnerables de la Comunidad Autónoma, me ha llenado de perplejidad, pues ante tan rico hallazgo, desconozco cuáles serán los planes de nuestro conservador gobierno (que no conservacionista, ojo) ante esta noticia que ha aparcido en muchos medios de comunicación tras la publicación del programa de Desarrollo Rural, actualizado a 2 de diciembre de 2010, en la sección de Agricultura y Ganadería de la propia Junta. La Consejera, Silvia Clemente, se ha apresurado a desmentir que no es cosa suya, (las piscifactorías con cetáceos no es acuicultura intensiva, no se equivoquen), que viene de la Consejería de Medio Ambiente que admite el error.


Una lástima, puesto que ya teníamos en mente un centro de interpretación ballenero en el embalse de Ordunte, una ruta guiada por el Canal de Castilla, observando desde el chimbito (txinbito) de la Diputación de Burgos los gráciles movimientos de estos mamíferos, y largas jornadas de pesca (porque debía estar en mente declararlas especies cinegéticas al Norte y al Sur del Duero).



Para cuadrar el círculo, la ocasión perdida para crear la marca "Mar de sabor", Bob Esponja y los Snorkels pugnarían por ser laimagen de la campaña, con un menú estrella:

Marsopa Castellana y cecina de cachalote al chacolí.

No hay comentarios: