domingo, 19 de septiembre de 2010

Somos como esos viejos árboles...

buen viaje compañero Labordeta, has finalizado el camino, no han faltado en ese camino quienes cayeron gritando libertad. Esa libertad que reclamabas desde el el estrado del Congreso, con luz y taquígrafos mientras aquellos que pasan por demócratas te llamaban cantautor como si fuera un insulto, como si llevar una mochila y hablar con el pueblo fuese indigno. Diste una lección y pusiste en su sitio a quienes no respetan ni un turno de palabra.

La anécdota ha quedado como reflejo de la personalidad honesta del profesor, ese beduino en el Congreso, ese compañero infatigable y azote ilustrado al cavernícola.

Iremos siempre con la vista levantada, sin complejos, sin pudores, sin rencores. Y permaneceremos en pie, aunque sople el viento y seamos viejos, como esos árboles.....

No hay comentarios: