sábado, 25 de septiembre de 2010

de transferencias, roturas y sentidos

Contemplamos en los últimos días un curioso acontecimiento político. La transferencia de las políticas activas de empleo entre el Estado y la CAPV.

Curioso espectáculo mediático el que nos ha regalado el EAJ/PNV, con una de sus cabezas mas representativas, el Sr. Egibar argumentaba con vehemencia en el Parlamento Vasco este triunfo de su formación, y el supuesto ninguneo al Lehendakari, el socialista Patxi López.

Euskadi siempre ha sufrido una permanente crisis de personalidad, y trasladado a sus clases dirigentes, entre ellas la del PNV, son curiosos los vaivenes que con los años se han ido dando, y es que, las políticas activas de empleo, contempladas en el propio Estatuto de Autonomía, no fueron reclamadas por los gobiernos de Ibarretxe. Ahora, Egibar, es el principal valedor del Estatuto de Gernika, es algo digno de divulgar.

Mientras Urkullu, vuelve a utilizar los circunloquitos pseudoneutrales que tanto tufillo han causado durante años. Esto no tiene otra interpretación que la recuperación de una plaza y un mercado que le está arrebatando EA, con su acercamiento público y notorio a la autodenominada izquierda abertzale. Guiños preelectorales sin más del del Alonsotegi.
A nadie debe asustar la transferencia que está contemplada en el Estatuto se plasme por fin. Y aquí hay que reconocer el sentido común, el sentimiento de país y sentimiento de estado de Patxi López. Pasar a un segundo plano en las negociaciones y renunciar a la presencia mediática (solo mediática, ojo, que nadie piense que no se ha negociado con el PSE) en una transferencia prevista en la agenda del Gobierno vasco han sido un sacrificio muy valorable. El PNV con su presencia en Madrid, ese Madrid del que tanto reniega, facilitará la aprobación de presupuestos del Estado para 2011 y obtiene dos premios, su presencia en los medios y la parte no negociada de cara al público, la estabilidad en las Diputaciones.

Zapatero, al que se le ha llamado de todo, antepone también el sentido de Estado y la estabilidad presupuestaria con un único coste, y es el desgaste público, atizado por ese PP que amenaza con las roturas. Son como esos niños malos del colegio, ese niño rico insoportable que tenía todos los juguetes menos el que tenía el pobre. Como no podía jugar con él, lo rompía. Se rompe la caja única, se rompe España, dice Montoro. Octavio Granado ya le ha respondido y puesto en su sitio, pero tengo una duda... Basagoiti que opina de todo? ¿Que opinará del ninguneo al que es sometido por Génova?

La memoria política es muy breve, cuando se beneficien otros Estatutos (recuerdo el de Valencia que copió al de Catalunya, y solo el segundo se llevó los golpes, por cuestiones semánticas principalmente) de esta transferencia, nadie dirá que se rompe... algunas comunidades ya se han puesto a la cola a pedir, gobernados por el PP, claro.

Al final, Patxi López como Lehendakari cumplirá con su agenda prevista, firmar la transferencia de las políticas activas de empleo, directamente con el Gobierno de España.

El resto, ruido.....

No hay comentarios: