jueves, 14 de enero de 2010

Haití. Año 0.

Haití aparece de nuevo en el mapa por una de las mayores tragedias “naturales” de la historia reciente. Un esbozo de país que desde los tiempos de bucaneros y filibusteros ha sido tierra de saqueo, por parte de piratas y colonizadores europeos en los últimos 500 años, abandonado a su suerte por Francia con quién apenas mantiene vínculos, salvo el idiomático, invadido y explotado (como nó), por Estados Unidos, y sometido a las dictacturas y expolios de la saga Duvalier, (Papa Doc y Baby Doc), haciendo uso de lo mas “granado” de otras dictacturas, y que se apoyaba incluso en el vudú para atemorizar a la población. Con estos mimbres, Baby Doc heredó vitaliciamente la presidencia hasta que fue expulsado del país y refugiado en Francia, donde actualmente vive, tras una vida de playboy macarra financiado a base del expolio, las drogas y el tráfico de órganos, entre otras lindezas. Después, el intento en vano de Jean Bertrand Aristide de refundar un país democrático, expulsado a África y repuesto por Bill Clinton, pero con una presidencia dirigida, sin posibilidad de reelección.

Haití, castigado desde su independencia por gobernantes sin escrúpulos, ha vivido hasta ayer de espaldas a la República Dominicana y al resto del mundo, y el mundo, de espaldas a Haití. Un país de media isla, el mas pobre de América y de los más pobres del mundo, un país sin rumbo antes del desastre y en el su propia capital no contaba con servicios básicos mínimos, apta para 300.000 personas y en la que se estima vivían dos millones. Se estima, así es todo en Haití, se estiman las víctimas porque no hay medios ni voluntades de mejora, porque las donaciones internacionales (España es el tercer país en donaciones) son insuficientes, en parte debido a la falta de garantías y a la corrupción. Así, la UE ha planteado una primera ayuda de emergencia de 3.000.000 de euros, el gobierno de Patxi López, 200.000€, Obama creó un gabinete de crisis de forma inmediata y envía un portaaviones, que puede parecer exagerado, no lo es por las dificultades de acceso de todo el país, además de la capital, cualquier acceso a zonas del interior se ve extraordinariamente complicada por la precariedad de las vías de comunicación. La República Dominicana improvisa hospitales de campaña en la frontera. Es cierto que su vecino, no es precisamente de los más ricos del entorno, pero tiene mejor capacidad que la propia haitiana. Otros solidarios urgentes han sido Cuba que envía médicos, México, Brasil, Venezuela y varios países centroamericanos. España por su parte, a través del Ministerio de Exteriores y Cooperación, envía ayuda humanitaria desde Panamá, donde tiene base logística.

Las ONG internacionales con medios propios en la zona deben de ser las principales gestoras de las donaciones, y confiar en que la atención sanitaria, y los alimentos lleguen urgentemente a los damnificados. También espero que la presencia militar, no sea exclusivamente estadounidense, y que los cascos azules, anteriormente presentes en la isla, refuerzen de inmediato su presencia en la misma. El pueblo haitiano no ha salido nunca de la esclavitud, y ante una desgracia como esta, es la oportunidad para la comunidad internacional para volver a poner en el mapa a los olvidados.

Para terminar, os adjunto dos cuentas que la ONG Solidaridad Internacional ha habilitado, para las donaciones: Cuenta nº 0049-0001-54-2210042242 de Banco Santander y 2038-1001-37-6000888882 de Caja Madrid. Esta ONG trabaja en Haití desde 2004.

No hay comentarios: