domingo, 13 de septiembre de 2009

Nuestro municipio: premiado. Nuestro monte: quemado.

A veces el trabajo tiene sus recompensas, no son muchas y siempre son bienvenidas, sobre todo tras una dura semana en la que personas malintencionadas sobre las que la Ley deberá actuar, se dedican a quemar y menospreciar el patrimonio de todos, porque, además de los propietarios legales, todos disfrutamos de un entorno privilegiado, que ha sufrido una herida en 30 hectáreas cerca de Las Arenas y Arza. Una actitud cobarde que degrada la honestidad de quien menosprecia a los habitantes del valle. Un incendio provocado en nada menos que cinco focos, que ha unido de forma inmediata a medios de Castilla y León, Álava, Bizkaia e incluso de La Rioja. Mi amigo Ander Gil los llama talibanes de la cerilla. Yo los llamo terroristas del monte. Estoy seguro de que no leerán este blog, así que solo deseo que la investigación determine su culpabilidad, y lo paguen. Con la cárcel.

Todo no ha sido malo, en estos días también hemos conocido el permiso para nuestros chacolineros, para poder utilizar las variedades Hondarribi zuri y Hondarribi beltza para la elaboración del vino menés. Un paso más en esta lenta pero tenaz tarea para nuestros viticultores que también necesitan ser respaldados por la administración regional para defender algo tan nuestro.


Pero también hay hueco para pequeñas recompensas. El proyecto de recuperación y repoblación de unas parcelas municipales, y las tareas divulgativas de nuestro patrimonio natural, en que están englobadas, han sido objeto de premio en el II Concurso para el incremento de la Biodiversidad, de la Red + biodiversidad 2010, de la FEMP, y auspiciado por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, y la Fundación Biodiversidad. En la primera edición, también logramos una mención honorífica, esa vez sin dotación económica.

Como la ocasión lo merecía, esta vez me desplacé hasta Molina de Aragón, y mientras, se me pasaba el mal humor por el camino, y al llegar comprobé como el incendio que sufrió Guadalajara,unió a la gente ante la adversidad. El trabajo de recuperación de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, y de la Diputación de Guadalajara es un ejemplo a seguir.


De manos del alcalde de Santander, Vicepresidente de la Red, recibimos el premio para nuestro municipio, del cuál, no pretendemos dar ejemplo a nadie, si acaso, aprendemos de las iniciativas que los más de 190 municipios adheridos a la red aplican. El pequeño municipio de Enguídanos, en Cuenca, es otro buen ejemplo de ello. Lamentablemente, en Castilla y León hay pocos municipios que se impliquen en esta red, y en Burgos, dos. Y si el resto de municipios pueden aprender algo del nuestro, pues mejor.

La Asamblea de la Red le ha cambiado el signo a la semana que comenzó mal, y el reconocimiento del premio, ha supuesto el refuerzo a las políticas municipales que se desarrollan, sobre todo, con los escasos medios de que se disponen, el ánimo renovado para seguir trabajando con lo poco que nos sobra: constancia, tenacidad, ganas, ilusión, esfuerzo y humildad.

Y a los talibanes de la cerilla: la inapelable justicia, sin consideración a quienes atentan contra lo más débil, sin posibilidad de defensa alguna.

1 comentario:

bortedo dijo...

Como menés de cuna, aunque no de residencia me alegra encontrar este blogg y que alguien se ocupe del entorno natural de nuestro valle.
En lo referente al incendio provocado, seria largo de tratar y muchas consideraciones a tener en cuenta, pero conociendo la zona, historia, idiosincrasia, intereses,...etc...etc las piezas de puzle encajan bastante.Aunque es sumamente dificil coger y demostrar quienes son los autores, seguro que las gentes de la zona, aunque nunca lo digan, lo tienen en mente. Sobre quien si se puede actuar, y probablemente tu puedas hacer algo, es sobre los intereses que tienen los autores, para que ademas de cometer tan brutal atentado contra el medio natural, no le saquen provecho.