sábado, 21 de junio de 2008

de legionarios y artistas

o José Tomás y los sitios imposibles. Ya los críticos taurinos han acabado los adjetivos, entre ellos los elogios y otros no tan agradecidos con el de Galapagar, para definir las últimas e históricas actuaciones de José Tomás en Las Ventas. Si hay una plaza caprichosa en el mundo del toreo, esa es Madrid. No atiende a razones y sí a puristas (puritanistas, si se me permite la expresión). Lo que marca la pauta es lo irracional del sentimiento, y es ahí donde este torero de difícil calificación ha robado desde las orejas hasta el criterio de los escribidores. Soy Tomasista, lo reconozco. Creo en el único torero que no es creyente, en el que coloca las zapatillas donde los demás ponen la muleta, en quién brinda al público de toda condición y hace uno más al Borbón. Hay quien dice que es marketing, y puede un aire leve de razón tenga, pero entre los pitones no hay teoría comercial que valga. José Tomás torea donde nadie lo hace, torea lo que quiere, donde quiere, cuando quiere y cobra... lo que la expectación que genera está dispuesto a pagar. Cierto es que el toreo desde hace mucho ya no es cosa de legionarios, de indolentes cuya cercanía a la muerte lo consideran "oficio", pero tampoco es cosa de maniquís con coreografía que en cuanto ven a un toro (porque toros son los nobles y los mansos, los que miran y los que ven) que no encaje en el arquetipo de "toreable", trastean cuatro muletazos, y lo despachan sin miramientos. Respeto. Al toro, y al público.

Precisamente respeto que no le tienen algunos de los considerados niños bonitos de Bilbao. Si al caché de éstos, le sumamos el de Tomás, y le restamos los ingresos televisivos.... la Junta Administrativa de Vista Alegre tendría que plegar velas y suspender pagos. No queremos eso, pero si queremos ver a José Tomás sobre la cenicienta arena bilbaína y que Matías le de las orejas que se merece, ¿verdad?

Todo estaba inventado ya... solo que él lo hace fácil: arrimarse con temple, valentía y torear. Madrid lo ha subido a los altares. Entiende el toreo, pero el público de Las Ventas, tal vez no...si algún día deja de meterse en los sitios imposibles, lo despedazará con saña. El ser humano es así, el toro no....a veces parece tan sencillo....

2 comentarios:

Ander Gil dijo...

Saludos desde el Congreso Federal. Mucha unanimidad y buen rollo por aquí. Ya sabes... ayer Zapatero dijo: "a consumir" y todos abuscar el librillo y la chinilla.
Suerte con la feria
Ander

Alejandro Gómez Velasco dijo...

Hola, me alegra ver que te unes a la comunidad de blogger, y me ha gustado que hayas incluido un link a mi blog. Muchas gracias. Estare pendiente de tus actualizaciones del blog. Yo ahora intento actualizar semanalmente. Un saludo. Ciao